BAILAS EN 3D?

El tema de hoy no si ni cómo llamarlo, pero es un problema muy presente en nuestro estilo, sea que bailes Danza Oriental o Tribal Fusión.

Es sobre el uso del espacio, sobre nuestra percepción del delante y el detrás.

Es el resultado de bailar presas del espejo y de crear pensando en un escenario.

Esto hace que nuestro trabajo quede orientado sólo hacia adelante. Así quedamos atrapadas por “delante”, terminamos bailando como si fuéramos seres en 2D.

Hacemos nuestros movimientos pensando en que se vean por delante, o bien nos damos la vuelta y hacemos un movimiento de cadera para que se vea la espalda.

Estamos quitándonos la expresión de nuestro cuerpo en 360º.

Quisiera que observes en los números de Danza Oriental, Tribal Fusión la tendencia brutal que tenemos a bailar en solo dos planos.

¿Cómo escapar de esta limitación oculta?

Piensa en tu trabajo como si fueras un mandala. Es decir que tienes 360º a tu alrededor. Desde dentro y hacia afuera.

Puedes moverte desde un ángulo extraño(por ejemplo hacia una diagonal atrás) y aunque no lo sepas, tu nuca, o la línea de tu columna están expresando, en diferentes ángulos.

Una opción es bailar imaginando que tienes al público en un círculo que te rodea.

Otra es pensar que lo que le enseñas al público no necesariamente es tu frente. Cuando te entrenas tienes que ser muy consciente de cuál es la línea frontal, diagonal, lateral...pero nunca estar presa de eso.

Puedes crear una secuencia y probarla en diferentes direcciones, y te grabas en vídeo.

O le dices a tus alumnas que realicen la secuencia y tú la observas desde diferentes ángulos.

El resultado puede sorprenderte, pero lo mejor es que empezarás a crear secuencias o coreografías menos planas, más interesantes.

Observa esta limitación que tenemos escondida en nuestra percepción, y comienza a crear movimientos diferentes.

Y por supuesto anímate a hacer las preguntas y comentarios que se te ocurran, son muy bienvenidos!​.

Apúntate y descarga tus regalos para bailar y enseñar mejor.