DEFÍNETE COMO BAILARINA

Definete como bailarina_opt (1)

Resulta aburridísimo ver una bailarina atrás de la otra emulando a las estrellas de la Danza Oriental (o fusión)como fotocopias.


Nos ha pasado a todas.

Ok, que te gusten es irremediable, que sean nuestra inspiración, también. Pero no por aprender de ellas puedes dejar que tu brillo particular quede oculto.



Mirar horas y horas de vídeos hipnotizada por lo bien que bailan, adorar sus trajes….ponte a pensar: Te gustan porque ellas son 100% auténticas con su trabajos.

Tienen verdad en lo que hacen. Te convencen.


Y cuando una está copiando no da el mismo efecto.

Por eso quiero que diferencies muy bien:

Una cosa es dejarte influenciar por las/los mejores bailarinas/os, que es una manera de aprender.

Otra muy diferente es negarte a ti misma, tapar tu manera natural de ser y de moverte y sustituirla por una ajena.




Eres única y tu danza TIENE que ser única también.


Decía un escritor que mientras copiamos a los grandes, en esa ejercicio de “ladrón” vamos dejando que se filtre un tono, una manera de escribir que finalmente, con el tiempo y la práctica termina siendo eso tan valioso: tu estilo propio.

El estilo no es algo que se tenga que buscar, simplemente con los años puedes llegar a reconocerlo.

Lo que yo quiero proponerte hoy es que mientras intentas bailar como tus ídolas, mientras vas camino a encontrar un lenguaje personal, elimines las incoherencias y dejes que tu naturaleza única e irrepetible pueda expresarse.

1- Apunta en un papel tus características a la hora de actuar en público y quiero que no dejes de lado lo que consideras tus defectos.

Piensa también si es que cuando recibes comentarios del público que te ha visto hay coincidencias. Todas tenemos una gama de comentarios, y si observas a otras compañeras podrás ver que no tienen porque coincidir…(tengo alguna compañera a la que siempre le dicen algo respecto a la dulzura que transmite, otra a la que siempre le hablan de lo difíciles y rápidos movimientos que hace, y alguna otra a la que principalmente vienen tíos a pedirle el número de teléfono…)

Apúntalo todo todo, pero no te juzgues.

No caigas en la trampa de pensar que si lo que tienes más característico es un movimiento de caderas ultra-potente, eres una bailarina incompleta a la que le faltan los brazos. Quieta ahí!

Apunta si eres más bien rápida o lenta, que emociones son las que sueles bailar, qué partes del cuerpo dominas más y cuales menos, como te comunicas con el público, con cual público te sientes más cómoda, con que trajes y accesorios, cuando te “vienes arriba” y cuando tienes más dificultad para estar concentrada.Apunta también que tipo de música te motiva más.

2-Ahora que lo has sacado todo afuera, respíralo.

Es importante que repases la lista con calma. Puede que te des cuenta de cosas que siempre fueron obvias pero en las que nunca habías pensado.

Por ejemplo, puede ser que te guste mucho comprar joyería y abalorios pero que cuando danzas te estorben y te limitan...como es que llevas tanto tiempo usándolos?

O que te gusten mucho los escenarios, pero salta a la vista que das más de ti si estás cerca del público, cara a cara…..Que te guste bailar baladas pero por algún motivo siempre haces percusiones.

3-Eliminar incoherencias

Es muy simple. Si descubres cosas incoherentes toma decisiones hasta que todo en tu trabajo tenga sentido.

Si los abalorios te limitan los movimientos, dejas de usarlos.Busca una estética para ti que respete tu danza.

Si eres muy buena cerca del público, orienta tu trabajo a restaurantes , bares, campings...o la calle. No le pongas energía a las actuaciones en teatros.

Si eres una persona con carácter, no te hagas la suave, no te cree nadie.

Si eres una persona dulce, deja de intentar mostrarte dura.

Se tu misma. Muy tu misma.

4-Ahora vas a hacer tu “Marca Personal”

De todas las cosas que puedas decir acerca de tu danza, vas a elegir dos o tres características y las va a explotar. Vas a sacarle partido al máximo.

Que eres una viciada por los shimmies y en tus presentaciones a la que te distraes echas mano de los queridos shimmies?

Pues va a hacer un tema de cinco minutos con todas las variantes y combinaciones posibles .

Vas a ser la reina del shimmie. Vas a explotar esa manía que tienes porque ahí tienes un potencial enorme.

Que eres inexpresiva y siempre sales con cara seria a bailar?

Pues vas y te pones una máscara neutra y consigues potenciar ese efecto de cara de póker…

Me vas siguiendo?

Si eres muy estática y no te desplazas, pues intentas bailar sobre una tarima reducida, sobre una darbuka, sobre unas copas de cristal invertidas. (si, se puede hacer!)

Perfecciona esa manía, ese exceso, esa fijación que tienes en algo cada vez mejor hasta que lo domines totalmente.

Ya sé, estarás pensando…..no hay que completarse, equilibrarse? ser profesionales versátiles...bla,bla,bla

Eso viene después(lo hablaremos en otro post). Primero debes saber quien eres, para que tu energía no se disperse en esfuerzos inútiles.

Enfócate en dominar eso. Sácale el jugo. Explótalo.

Es por lo que te recordarán y saldrás del montón.

Apúntate y descarga tus regalos para bailar y enseñar mejor.




























Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *