DOMESTICANDO EL MIEDO ESCÉNICO

domesticando el miedo escénico_opt (1)

¿Te da miedo el escenario?

Lo primero que quiero contarte es que los nervios antes de salir son absolutamente normales.

Después de muchos años de bailar en público seguirás ​teniendo esa sensación de cosquilleo

en la panza que ​varía entre una ligera inquietud y unas cuantas visitas al baño.


Espero que sigas teniendo esa sensación toda la vida, y el día que dejes de tenerla...puede que tu tiempo de escenarios se esté acabando.


Todo depende de si es una actuación rutinaria, de si el público es exigente, si va alguien especial a verte...etc. Aunque sepas que bailas bien, y  te sientas segura al respecto de tu trabajo, cada vez que te arriesgues ofreciendo algo nuevo o diferente en algún aspecto….zaz!!! 

Nervios a tope.

Los nervios son directamente proporcionales a la adrenalina que tu cuerpo va a generar, por eso son muy bienvenidos!

Ten presente que tu objetivo no es eliminarlos.

Lo que tienes que hacer es conocerlos, tenerlos domesticados para que no te jueguen en contra.

Tu objetivo es ser capaz de salir a bailar sin que te tiemblen las manos, sin que se te olvide la coreografía, sin perder el control.

Por eso es muy importante que tengas una rutina para concentrarte y relajarte antes de salir a escena:

1-Inhala-Exhala…

Lo más básico. Lo más efectivo. Respira. Siente como está tu cuerpo.

2-Haz tu rutina habitual de calentamiento

No te pongas ahora a innovar ni a hacer ejercicios complicados. Reserva tu energía y tu fuerza para el escenario.

Haz lo de siempre, que tus músculos se sientan como en casa haciendo los ejercicios de siempre. Estira, haz rotación de las articulaciones.

3-Repasa antes, vacíate luego

Si tienes dudas sobre la coreografía, repasa la mentalmente. Ya has ensayado, ahora no vas a arreglar lo que no has arreglado antes. Te pones la música en un mp3 y repasas mentalmente una o dos veces, no más.

Si insistes en repasar solo aumentarás el estrés.

Si vas a improvisar con alguna temática, repasa tus objetivos o escucha la música dejando que tu mente se vaya lejos, imagínate paisajes, formas, colores mientras la escuches. No pienses en qué cuernos vas a hacer, no te anticipes.

Ahora llegó el momento de concentrarte, de estar muy “presente” muy en el cuerpo. Con la mente igual que un lago, en calma, vacía….

4-Encuentra el equilibrio

Estarás pensando: y eso cómo lo consigo???

Para que la mente se calme lo más resultón es hacer pruebas de equilibrio.

Prueba con este ejercicio super simple que siempre hago:

*poner los pies paralelos y pararte de puntillas con los brazos en alto.Tendrás que poner vertical la cadera y tensar un poco la zona del vientre, lo que te dará conexión directa con tu centro de equilibrio.

*luego poco a poco bajas el culo hasta los talones manteniendo el peso solo en las puntas del pie.

*llegas abajo y balanceas el peso lentamente hacia adelante y hacia atrás sin tocar el suelo con las rodillas.

*luego terminas subiendo nuevamente hasta estar de pie con los talones apoyados.

En todo momento el torso está perfectamente vertical, tanto al subir como al bajar.

Si, lo sé, al principio cuesta. Por eso tendrás que respirar a conciencia una y otra vez hasta lograrlo.

Cuando consigues mantenerte de puntillas durante un rato y bajes tranquilamente sin perder el control, ya estarás con la mente calma.

También vale cualquier otra posición que te exija un esfuerzo de equilibrio: aguantarte con las manos, aguantarte en un solo pie y levantar la otra pierna….hacer la paloma...da igual!!!!

5- Si bailas en grupo

Tanto si bailan una coreografía, o si hacen A.T.S. o algún otro tipo de improvisación, o si sales con músicos en vivo….es vital salir conectados.

Poder percibirse sin necesidad de mirarse es lo que marca la diferencia entre una buena actuación grupal de una mediocre.

De todos los ejercicios grupales que conozco, el que más resultado me dió es el que usa mi profesora de contemporáneo y es ni más ni menos que: jugar a la pelota. Si!

Solamente corretear un poco tirándose la pelota entráis en el mismo ritmo y se abre la percepción y comunicación.

Además soltareis unas risas que os ayudarán a relajar tensión.

6-Ahora ya estás lista para bailar…

Si te toca esperar una actuación entre bambalinas...aprovecha!!!

“Bebe” de esa energía  que deja en el ambiente  la bailarina que va antes que tú, observa y disfruta.

Si lo hace mal, disfruta por que tu saldrás y te será fácil levantar el nivel.(ups! se me olvido tomarme la pastillita de lo politicamente correcto)

Si lo hace bien, porque su trabajo enriquecerá el tuyo. Aprécialo, y agradece que quede allí flotando esa energía en el escenario.

Ese será tu combustible.

Espero que estos consejos te ayuden y sobre todo, te mantengan ocupada cuando el miedo escénico te quiera distraer.

Tu tienes algún truco para calmar los nervios antes de actuar?​(haces scroll y puedes dejar tu comentario) 

P.D. Claro que además puedes irte a un rincon del camerino, ponerte los cascos y escuchar el audio "RELAJA TU MENTE ANTES DE ACTUAR" que hice para ti!​

Apúntate y descarga tus regalos para bailar y enseñar mejor.







































Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *