GUÁRDATE EL NO DÓNDE TE QUEPA

person-804035_1280_opt

Ya estoy cerca de los cuarenta y me ha tocado sufrir profesoras de piano y de ballet de esas que llamo de “la vieja escuela” . La vieja escuela es el paradigma que se está cayendo a pedacitos y en la cual ya queda poca gente ejerciendo (gracias!!!!!)


Se define por ensalzar el sacrificio y el esfuerzo.Si hay sufrimiento, mejor que mejor. Si duele, es amor. Te suena esta porquería?


Que te puedo contar?

Horas de práctica siguiendo partituras que no tenían para mi ninguna musicalidad y cuando tocaba delante de la profesora solo sabía decirme: -NO! .

No a mi dedo agarrotado, no a mi cuello inclinado, no a mi falta de tempo….cada vez que intentaba algo, lo que sea , mi cerebro registraba un grandísimo NO.

No te sale. No aprendes. No sirves.


Excepto cuando estuve en las clases de danza de Eva Ruiz,(alguien que supo enseñarme que la técnica me da más libertad y no que era un fin en sí mismo) me intentaron convencer de que yo era insignificante, de que sin talento mejor que no lo intente, que sin sufrimiento nunca sería nadie ni nada.


Bueno señores. Se acabó! Al cuerno con sus filtros de excelencia!

Todo el mundo puede bailar. Todo el mundo debe expresar.

La disciplina es un gesto continuado de ir más allá de nosotros mismos. Desde luego que sudas, pero con placer.El placer del asombro.



La nueva escuela sabe que para aprender necesitamos entusiasmo, la nueva escuela confía en que tienes la capacidad de usar todo lo que has aprendido, poco o mucho, para expresar lo que necesitas.

Este nuevo paradigma sabe que la eficiencia no tiene nada que ver con ceños fruncidos y frases histéricas. Genera un marco de confianza y espera que el grupo solo de lo mejor que tiene para dar.


Por eso en mis clases de Danza todas las alumnas escuchan constantemente SI!

Siempre hay un sí en lo que están haciendo:

-”Si a la colocación de tus pies, ahora prueba relajando tus hombros”

-”Si, la secuencia empieza con un ocho pero luego giras a la izquierda, en vez de a la derecha”



Escuchar un NO mientras te concentras es sentir que en tu interior que alguien intenta frenar un río.

Te desconcierta,te anula. De pronto no sabes como reorganizar tus fuerzas.

El SI, acompañado de la observación y guía, en cambio, puede mejorar el cauce de ese río sin bloquear su caudal. Te da certeza y seguridad.

EL CONSEJO DE HOY



Mientras tus alumnas aprenden dales muchos síes. Aunque lo único que tengan bien en la práctica sea la actitud. Vas y se lo dices.

Simple, bonito y barato.


Solo que primero vas a tener que hacerlo contigo misma.Di que si.

jejeje!!!;)

Apúntate y descarga tus regalos para bailar y enseñar mejor.









Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *