NO SE TRATA DE TI, se trata de ellas.

118h

Es difícil describir la sensación que produce el pararte delante de un grupo de mujeres que se apuntaron a tus clases sin conocerte y que están probando tu clase de Danza Oriental. La sensación es que te están probando a ti.

Hasta que sientes confianza con el grupo te sentirás como si estuvieras pasando un examen clase tras clase.

Tienes la necesidad compulsiva de que vean que tu sabes hacer cosas difíciles y que has estudiado mucho.

Te llevas los ejercicios muy muy bien preparados y en orden para que ellas vean que eres una buena profesional.

Y cuando estas bailando en clase te preocupas por hacerlo muy pero que muy bien porque quieres que ellas lo vean todo perfecto.


Pienses lo que pienses, se te nota.

Sepan o no sepan bailar, tus alumnas perciben todo lo que te está pasando aunque no te conozcan.


Si estás pidiendo aprobación y permiso por estar ahí lo notarán y ten por seguro que alguna de ellas ,de manera inconsciente hará algo que te pondrá incómoda.


Por eso tienes que ponerte internamente en el lugar correcto y este lugar interno lo encuentras haciéndote esta pregunta:

¿cómo puedo acercar a este grupo a tener una buena experiencia con la danza?

  No se trata para nada de ti ni de que te acepten.

Céntrate en ellas,y en que les hace falta hoy para llegar al movimiento que les quieres transmitir.

Mantén el foco en la energía del grupo...están bulliciosas?(me gusta ese adjetivo porque me hace pensar en agua en ebullición, así burbujeante) están agotadas?

De esta manera ellas tampoco se pondrán a valorar qué tanto sabes bailar, simplemente se sentirán en buenas manos y más tarde valorarán que tan buena bailarina eres, o no.

Ellas sentirán que eres una buena profesora y que contigo podrán aprender. Lo demás no viene a cuento.

Por que si eres una gran bailarina o una mediocre a ellas no les interesa. Les interesas como eres tú como profesora, porque quieren aprovechar su tiempo.

Esto ya se sabe: hay quienes bailan bien, hay quienes enseñan bien, y no tienen porque estar las dos cosas unidas.

De esta manera el centro de tu clase será la danza y la experiencia que les puedas transmitir

Ellas también se sentirán libres de ser aprobadas o no,y te lo agradecerán.

Apúntate y descarga tus regalos para bailar y enseñar mejor.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *