TÉCNICA Y EXPRESIÓN-El uso de los hemisferios en el aprendizaje

Tecnica y expresion_opt

Hoy voy a hablarte como profesora que eres para recomendarte que tus alumnas siempre trabajen su propia expresión.


Tengo la tendencia a dividir la gente en dos grupos...y con mis alumnas hago lo mismo.

Hay gente, bailarinas, (da igual) que tienen facilidad para usar el lado izquierdo del cerebro y otras el lado derecho.

Las del LADO IZQUIERDO son las que controlan, ordenan, esquematizan fácilmente , que son mayoría en occidente, (al menos es lo que me encuentro aquí en Europa). Tienen rigurosidad a la hora de de aprender las coreografías, entender exactamente qué es lo que están haciendo, cómo hacer los movimientos. Son las más aplicadas.

Las otras, las del LADO DERECHO, que son las que se sueltan, conectan con la música, perciben y sienten y transmiten..pero, en su defecto, ellas no registran nada de lo que están haciendo.


Así que por un lado están las que se aplican tanto para hacerlo bien que les cuesta expresarse, improvisar, les cuesta transmitir lo que perciben porque están atentas a hacerlo bien. Y por otro las que se sueltan con mucha facilidad y les cuesta registrar lo que está pasando.


Dado que te puede pasar que te encuentres con grupos en los que la mayoría son rigurosas, verás que ellas entienden que deben aprender mucho para poder bailar libres.


Y yo te digo que eso no es así.


Por que el aprendizaje no es una línea. No es como una carrera universitaria que cuando obtienes el título ya puedes ejercer.

En el arte tienes que aprender desde la lateralidad de tu cerebro. La parte que aprende la técnica y la parte que aprende a expresarse, a ser libre, tienen que practicarse por igual. Así cuando tengas un tiempo en la danza ya tendrás entrenada la confianza a la hora de expresar.

Por esto cuando das clases, tus alumnas además de aprender tus coreografías, tu manera de moverte; tienen que aprender la suya propia.


Tienen que acostumbrarse. Y se van a quejar, te aseguro que lo van a hacer. No importa.


Tu les explicas que si en vez de clases de danza estuvieran en clase de idioma,por ejemplo, además de repetir frases como un robot, llegaría un momento en el que tienen que pararse delante de alguien y probar a expresar lo que quieran o necesiten expresar sin tener el libro que les indique la frase exacta.

Tienen que unir las diferentes informaciones de diferentes clases abrir la caja de archivos de la memoria, más la de la imaginación.


Para lograr esto, cada clase, acostumbra a tus alumnas a romper ese hielo interno una y otra vez con pequeños ejercicios para que practiquen su propia libertad.


Es absurdo que hoy en día tengamos que ir a clase para bailar, para cantar o pintar...es una especie de enfermedad social . Debería ser natural que todos nos expresemos con libertad y que vayamos con un profesor solo para alcanzar otros niveles…

Pero nuestro día a día como profesoras es ver cómo la gente no tiene ese permiso interno para expresarse, no sabe cuál es el camino de apertura.

En clase deben ir probando de a poco.


Si tu les dices bailen libres, sientanse como el viento! Ellas te van a mirar con cara de pánico.

Por esto es facilitador darles algún ejercicio concreto. Puede ser cualquier cosa(por ej: concentrarse en el movimiento de la columna y a partir de ahí dejar que el movimiento llegue a las extremidades, o: dejen que las manos pinten en el aire y que el resto del cuerpo las acompañe, etc)

De esta manera, al darles un ejercicio concreto ellas podrán mantener la mente ocupada y permitir el movimiento espontáneo.

Es importante que tú tengas claro para que ellas lo asuman, que la expresión tiene que trabajarse todo el tiempo.

En todas las fases de aprendizaje.

Da igual si se están iniciando o si llevan años de práctica.

Da igual si quieren ser profesionales de la danza o si es un hobby para ellas.


Por el contrario, si estás en un lugar,como a mi me pasó con mi primer grupo en Argentina en el que las chicas tenían tanta pasión, tantas ganas de expresar todo lo que sentían que tuve que decir:

-”Chicas paren.Están haciendo cualquier cosa, no están respetando los movimientos como corresponde, están mezclando ochos con maias y esto ya no es ni chicha ni limonada”

En esos casos hay que hacer todo lo contrario. Lograr que la libertad tenga un cauce, para que el trabajo tenga claridad,gracia. Por que sino estaríamos en continuo trance y no lograríamos un lenguaje.

El consejo de hoy



Abandona la idea de que el aprendizaje es una línea recta con una meta final. No es así. No funciona así.

Piensa en el aprendizaje como una espiral.

Pasas por la técnica y la expresión una y otra vez en un movimiento continuo.

Hasta lograr conectar tus dos hemisferios.

Eso es lo que llamamos magia.




Apúntate y descarga tus regalos para bailar y enseñar mejor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *